Del bar al VAR

Que la tecnología lleva tiempo tocando la puerta del fútbol es tan cierto como que nadie se ha atrevido a abrirle las puertas de par en par. Sin embargo, el uso de la tecnología es una realidad cada vez más inevitable en el ámbito deportivo, y el deporte rey no podía quedarse atrás. 

Hablamos de la introducción del VAR – video assistant referee – que, aunque no es la primera de las tecnologías que se han incorporado en el fútbol, se considera la más revolucionaria de todas e incluso hay quien asegura que cambiará la historia de este deporte. Y sí, ya lo hicieron otras medidas incorporadas anteriormente como la tecnología de la línea de gol, que permitía determinar si el balón había traspasado o no la línea de meta gracias a un estudio de su recorrido a lo largo del campo. Pero esta tecnología no bastó para resolver las polémicas decisiones tomadas por los árbitros. Por esto se contempla la introducción del VAR: el sistema de videoarbitraje que nace con el fin de ayudar a los árbitros a determinar con certeza lo que ha sucedido en el campo. 

 La mayor ventaja del sistema VAR es que trae de la mano la justicia irrebatible que exculpa a los árbitros y anula la polémica, como sucedió en el partido amistoso entre España y Francia. Además, promueve un fútbol más equitativo que dejaría de beneficiar a los grandes equipos. Sin embargo, la justicia nunca viene sola y es que, a pesar de que el VAR puede poner fin a debates innecesarios, no siempre es efectivo y puede ralentizar el ritmo del partido por los parones que, como dice Gianni Infantino – presidente de la FIFA-, son más propios de un partido de waterpolo. De modo que, a pesar de que la decisión de la FIFA ha sido incorporar esta tecnología en el Mundial de Rusia 2018, esta novedad es objeto de debate tanto para aficionados como para profesionales, cuyas opiniones se dividen entre los que aplauden la medida y los que, como Falcao, consideran que “acabará por matar el fútbol”. Porque para muchos el fútbol va más allá de lo que sucede en el terreno de juego. El fútbol es entretenimiento, pero también debate. El fútbol es ser expertos de lo que pasó y lo que pudo haber pasado. El fútbol es amigos, y el fútbol es bar. Aunque, a partir de ahora, el fútbol también será VAR.